Warning: A non-numeric value encountered in /home/talentea/public_html/dostoposalunares.es/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5841

Buenas mis queridos topáceos:

 

Hoy vengo con un tema, básicamente femenino, pero oye, si algún hombre quiere regalar algo de lencería a su pareja… ¡Tomad nota!

El sujetador, nuestro fiel amigo, el que nos acompaña en todos los momentos de nuestra vida, desde la adolescencia. Por eso es tan importante saber cuál es el modelo adecuado para nuestro pecho y para cada momento del día. Así, podremos prevenir problemas de espalda, posturales o incluso afecciones mamarias.

Sujetador

Lo primero es saber que talla es la nuestra. Ya sabéis que cada mujer tiene dos tallas a la hora de elegir el sujetador. La primera corresponde al contorno de la espalda y se marca con un número, de normal del 75 al 110. En segundo lugar tenemos la copa, que corresponde a la talla de la mama propiamente dicha. Se marca con letras A, B, C, D o E.

Para averiguar que talla es la nuestra hay un truco muy sencillo.

Tomamos una cinta métrica y nos medimos el contorno de la espalda, pasando la cinta por debajo del pecho y después por encima, a la altura del pezón, siempre sin apretar.

TALLA SUJETADOR

Imaginemos que la primera medida es 95, esa será nuestra talla de sujetador y para saber la copa, hay que restar la segunda medida a esta primera. Por ejemplo, 95-75=20.

La copa A corresponde a una diferencia de 10cm. Con una diferencia de 15cm corresponde la copa B, de 17,5 la copa C, de 20cm la copa D y de 22,5cm la copa E.

Una vez ya sabemos nuestras tallas no tenemos que olvidar probarnos siempre la prenda antes de comprar, porque no todas las marcas siguen el mismo patrón.

 

Como ya he dicho, esta pieza nos acompaña durante todo el día, así que hay que saber elegir el sujetador adecuado para cada actividad.

SUJETADORES

 

De normal, el más cómodo para una jornada convencional es el denominado Foam, no aumenta ni disminuye el pecho pero si le da forma, no lleva relleno, tan solo una capita de espuma para que no se nos marque el pezón.

 

Para los momentos deportivos no nos sirve cualquier sujetador. Existen los Tops deportivos, sin aros, transpirables, sin costuras y de material elástico para que se nos acople y nos sujete como es debido para ir cómodas. Porque todas sabemos que salir a correr puede ser muy, muy incomodo si no llevamos los pechos recogidos.

 

En cambio, si tenemos una situación más especial y tenemos que ponernos elegantonas, podemos utilizar los sujetadores multi posición, que se abrochan por delante y podemos jugar con la posición de los tirantes o incluso quitárselos.

 

Para dormir es recomendable quitarse el sujetador y que los pechos queden libres, a no ser que tengas un busto muy grande y para prevenir la caída de este utilices sujetador, pero para eso ya han inventado el sujetador de noche, llamado “Nightbra”.

 

Para reducir el pecho, existen sujetadores reductores que te harán disminuir hasta una talla en la copa, distribuyendo el pecho sin oprimirlo.

Si por el contrario quieres aumentar hasta dos tallas, existen en el mercado los famosísimos “Push up”, que los encontraremos de dos estilos: los que utilizan un relleno de espuma, colocada en la parte baja del pecho y los rellenos de gel, que siempre dan un aspecto más natural.

 

Otro consejo es siempre, siempre usar sujetador con aros, recogen mejor, favorece el escote y el perfil. Los que usan aro de media luna favorecen el realce del busto, mientras que los aros completos sirven para recoger, con lo que están indicados para mujeres, sobretodo, que tienen mucho pecho.

En los únicos casos donde el aro está contraindicado es a la hora de hacer deporte, para personas en la última etapa de gestación, madres que estén amamantando a su bebe o si has sufrido una intervención mamaria recientemente.

 

Si detectas alguno de los siguientes síntomas es que tu sujetador no es el adecuado:

– Parte del pecho se escapa de la copa, creando el efecto “doble teta”.

– Los aros se te clavan.

– El contorno está demasiado suelto, así que la tira trasera se te sube demasiado.

– Los aros quedan separados de tu cuerpo.

– Los tirantes se te clavan en los hombros.

– Los tirantes se te resbalan.

– Los pechos se quedan caídos porque no tienen suficiente sujeción.

 

Para saber que el sujetador está cumpliendo su función tenemos que fijarnos en:

– El contorno está nivelado y ajustado a nuestro cuerpo.

– Los pechos están rodeados y recogidos por los aros.

– El pecho no se escapa de la copa.

– Los aros quedan planos sobre nuestro tórax.

 

Y después de esta clase magistral sobre pechos y sujetadores me despido, espero que os sirva de gran ayuda, porque llevar un sujetador inadecuado puede convertir nuestro día en un infierno, chicas. Así que un pecho cuidado es un pecho feliz.

¡Hasta la próxima topitos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies